martes, 27 de noviembre de 2007

Erase una vez... Un lejano fin de semana...

Despues de unas merecidas vacaciones, no les podria contar que tan dificiles estuvieron mis primeros 3 dias de trabajo. Tan dificiles estuvieron que para calmar el estres me dieron 2 dias de vacaciones, que junto al fin de semana, resultaron 4 dias de total flojera. Bueno lei un poco, escribi un poco, comi un poco mas y dormi mucho mas.

Debido al arduo trabajo que significa descansar, el escritor de este blog decidió no laborar para reponerse. Aunado a esto ultimo, el Buho anda corto de letras y de ingenio asi que un respiro para ordenar ideas no esta mal.

Comenzemos por ahi del sabado... Jose habia quedado de pasar por mi como a las 9.30 am, yo sabia que era familia (o sea traemos los mismos genes, o al menos compartimos algunos), entonces espere su llamada, acostado y entre dormido, otra media hora mas. Creo que me fallo el calculo, por que Jose me llamó a las 10 am diciendo que se tardaria un poco mas, chido!! otros diez minutitos de sueño.

Pasaron rapido los 10 minutos, no les ha pasado? Ves el reloj y dices --me echo otros 15 minutos y ahorita hago todo en chin...-- Ganaria!! Si me atreviera a apostar contra alguno. Me pare e hice lo que todos regularmente hacemos despues de levantarnos (incluido bañarme, lo juro!). Despues de un rato estaba listo para partir, ropa termica (ya se me hizo costumbre vestirla o se me esta haciendo), pants negro y una playera del milan.

Jose me llamo, para decirme que ya estaba abajo del edificio. Sali y lo encontre, tuvo que tocar el clatson (como carajos se escribe?), subi a su camioneta y sus primeras palabras fueron --que gordo estas!!-- Yo esperaba un --buenos dias!-- como si yo no supiera cuanto peso!! De verdad no hace falta que me lo recuerden.

Conoci a sus dos hijos, iban en la parte de atras de la camioneta, en gral me saludaron y me trataron muy bien. Uno de ellos sabe de lo que el Buho trabaja, que no es de escritor, asi que la sesion de preguntas y respuestas estuvo entretenida. Creo que como ya se va haciendo costumbre no creen que este Pajaro Transnochador tenga el suficiente conocimiento como para trabajar en una empresa enfrente de una compu, y no en frente de una escoba y un trapo. (Jajaja) no fue para tanto y tampoco se porto tan especial, solo fue para darle sabor al asunto.

Antes de llegar pasamos por el barrio chino, hagan de cuenta la merced, puestos en las banquetas, gente de un lado para otro y para acabar con la escena Jose me dijo --Aqui te tienes que cuidar como si fuera el DF-- ya ven les dije La Merced! Fuimos con rumbo a Queens y pasamos por la avenida Roosvelt; asi en un tris pasamos de las calles chinas a calles mexicanas. Restaurantes mexicanos por todos lados, de todos los estados de la Republica Mexicana --"Camotes Poblanos" -- "Mariscos de Veracruz" -- "Panochas de Pachuca"... Y asi, una calle llena de establecimientos muy paisanos. Lo unico malo es que con todo el folklor se vienen tambien las costumbres y segun esto la zona ya no es tan segura.

Llegamos a su casa, por lo que vi (y sigo viendo) aqui se vive mas apretado que en el DF, yo pense que no se podria mas, pero en este mundo todo es posible; ademas estas son unas islas, el unico lugar para crecer es pa'rriba. La comida de Andrea estuvo deliciosa, eso y el caldo de la Sra de Ernesto a sido lo mas cercano a un plato de la cocina mexicana.

Al terminar de comer salimos a conocer un poco de Queens, en general me gusto mas que Brooklyn. Las casas son mas estilo americano, un jardincito al frente, una escalera y una casita de dos pisos; para rematar su basement, y su backyard. Volviendo al viaje por Queens, Jose me llevo a otro barrio chino (esos cuates se reproducen como conejos); compre una sudadera (original!, jejeje) y fuimos a ver unos relojes.

Al final del dia pasamos al barrio chino, en Manhattan, no sin antes perdernos en Queens tratando de salir hacia Manhattan, les digo que es de familia, resulta que Jose por despistado (un signo familiar mas!) sin preocupacion alguna empezo a manejar hacia su trabajo, aunque no tuviese nada que ver con la direccion a la que ibamos. De envalde llevavamos un GPS, mi primo, el mas grande, se quedo dormido y nadie se acordo de la maldita cosa.

Una hora despues habiamos llegado a nuestro destino, y pasamos un rato en un mirador. Mis primos se quedaron cerca de esa zona, bonita! Por cierto. Ya solo quedabamos Jose, Andrea y yo; Jose me habia comentado que los gringos (y los no gringos) ricos acostumbrar a tirar las cosas, practicament nuevas, a la basura yo no lo crei, hasta que vi un scanner que no era exactamente nuevo, pero que se veia reciente, el cual venia hasta con disco de instalacion y su fuente de poder; si hubieran dejado la caja seguro sin problema hubiese pasado por completamente nuevo.

Total que llegamos al barrio chino, es increible ver las copias tan exactas de todo, ya hasta estoy pensando en negocios (jajaja). Compre un gorro, estilo ferrocarrilero, y unos cubre orejas; no tienen idea de lo que pueden a llegar a doler. Tomamos un chocolate caliente, increiblemente caliente, la verdad pense que no me lo podria tomar nunca, me queme la trompa unas dos veces antes de poder dar el primer trago. Mientras al mas puro estilo tepiteño un negro les vendia fayuca a unas puertoriqueñas, como buenas marchantas las señoras trataban de rabajarle lo mas que se pudiera; creo que el negro, a pesar de lo impresionante de su estatura, no pudo con las señoras y termino vendiendo su mercancia por menos de lo que el queria.

Regresamos a mi chante (diria mi Negro amigo) y pues ya no paso mucho, mientras yo dormia el Buho transnochaba...

La verdad esperaba poder escribir todo lo del fin de semana, pero el sabado se colgo unos cuantos parrafos mas de lo previsto...

Saludos....

El Buho (desvelado)....

20,5,17,21,9,18,15,2,15,18,4,1

1 comentario:

Pata de Perro dijo...

Otro comentario. Al menos tienes comida mexicana. En donde estoy solo hay un resturante de comida mexicana, en el que la comida cuesta una fortuna.