viernes, 25 de diciembre de 2009

Vacaciones en Mexico...

Estuvimos en Puebla por 3 semanas, en general puedo decir que nos fue bien. Bajando del avión ya nos esperaban con cemitas (bueno no es que las tuvieran ahí mientras nos esperaban, más bien en la camioneta que nos llevo del DF a Puebla), las cuales duraron menos de 10 minutos entre nuestras manos. Platicamos de un buen de cosas, las abuelas se desquitaron cargando a las nietas, mientras mis hermanos me platicaban de los amigos en común.

Mi familia sabe que Sra Buha y yo somos aficionados a los tacos árabes, así que mandaron a comprar algunos kilos (al menos 2). Desde que entre a la cocina reconocí el olor y en mas tarde en dejar las maletas por ahí aventadas que en empezar a comer el primer taquito con limón y salsa. Al final me refine 5 o 6 tacos, que fueron bastantes pues ya no estaba acostumbrado a cenar así. Al siguiente día Don Buho se puso a cocinar pozole, mi papá casi no se mete a la cocina, pero su tiempo frente a la estufa es inversamente proporcional al sabor y sazón que le pone a sus guisos. Bien dice mi madre que si no hubiesen sido médicos, les hubiese ido muy bien con un restaurante, sino me creen hay me recuerdan pa'que los invite a unos chiles en nogada (este otoño y si es que Don Buho se anima). Después toda esa semana estuvo llena de trabajo, en promedio me levantaba de la compu a las 11pm; y es que el trato había sido ir una semana de vacaciones y otras 2 de trabajo. Y bueno para la próxima ya se que no debo viajar cuando se está a punto de entregar un "release" a QA o si hay un "deployment" en producción.

Así que prácticamente la primera semana no salí y me la pase comiendo cuanta cosa me cocinaban o compraban. Obviamente después de 3 (o 4) días de tragar como desesperado, mí estomago reclamo y como se dice coloquialmente me empache y ahí sí ni pa’tras ni pa’delante; total que los siguientes dos días me la pase a pura agua y con malestar estomacal, vaya ni las chelas ni el alcohol entraban, prácticamente ayune.

El segundo fin de semana decidimos ir a Acapulco, por qué? No sé. Todos decían que no tenían ganas de ir, pero al final todos fueron (menos Don Búho, que siempre a sido un poco huraño). Todo estuvo bien menos por pequeños incidentes, tal vez el más importante es que Don Búho reservo en cualquier hotel y Doña Buha y mi hermana no son de cualquier hotel, estuvieron a punto de irse a otro sin siquiera haber puesto un pie en donde teníamos reservación. Para acabarla de amolar uno de los baños no servía (nos dieron otra habitación) y Sra Buha dejo entre abierta la llave del lavamanos (obviamente sin darse cuenta) y cuando regresamos ya había una laguna en nuestro cuarto (y nos dieron otro cuarto). Así que en menos de 3 horas ya habíamos visitado 5 cuartos diferentes, y bueno lo único que extrañe fueron los botones, eso de cargar maletas de mujer, más carriola, más todo lo demás fue toda una aventura. Al final me senté/acosté en un reclinable, me eche una platicada con Donia y Sra Buha y a dormir.

Los siguientes dos días hicimos lo que se hace en Acapulco, playa (sin meterse al agua, no me gusta la sensación de sal, arena, sudor, calor – prefiero la alberca), chelas y descansar la mayor parte del tiempo. Lo único que no estuvo chido fue que recibí una llamada de la oficina, el domingo a las 12pm diciendo que algo no estaba bien (eso es lo único que odio de mi actual trabajo, hablan a tu celular asumiendo que solo esta ahí esperando por su llamada). Total que revise lo que me pedían, les dije que no era nuestro error, que nuestros datos estaban bien, que no podía hacer mas y era verdad estaba a punto de ir a una zona sin cobertura de celular (lo que me salvo de entrar a una junta que ya habían programado en pleno domingo a la 1pm – chale!).

La segunda semana estuvo más relajada, bueno al menos era mi semana de vacaciones y prácticamente apague el celular. Aprovechamos que el oftalmólogo tenía algunas cirugías programadas para ese martes y pues que Sra Buha se opera. Y así en menos de 2 horas, Sra Buha se olvido de los lentes; aprovechamos que al siguiente día teníamos que ir de nuevo a consulta (en el DF) y por la tarde nos metimos al Circo del Sol, Dralion. Esta muy recomendable, aunque Sra Buha y yo por momentos nos quedábamos dormidos, pero creo que fue por el atragantamiento previo en el buffet de Liverpool ?.

Toda esa semana me la pase muy bien, en especial el fin de semana. Donia Buha había decidido hacer el bautizo de la buhitita desde hace un rato y cuando algo le entra a la cabeza prácticamente no para hasta ver logrado su objetivo. Y así en menos de dos meses organizo todo, desde invitados hasta la misa, pasando por el salón, la comida, música, payasos, en fin todo. Lo mejor fue que pude ver a la mayoría de mi familia, a la familia de mi esposa y a mis amigos reunidos. Caray! Da nostalgia.

La última semana tuve que trabajar, la carga fue menor y estuve más libre para salir. Aunque me la pase con el dentista casi todo el tiempo, los dientes no me dolían, pero algunos necesitaban curarse y pues pase 3 tardes con el mendigo sonido del taladro.

Aun con la boca partida no paramos de comer y de nuevo me empache, aunque ahora solo pase un dia sin comer. Y me alcanzo para comer unos tacos de costilla/arrachera que Don Buho mando hacer el último viernes que estuvimos ahí. Aproveche para invitar a algunos cuates, prácticamente para despedirme de ellos, nos la pasamos chido recordando el tiempo de prepa, me dio gusto ver a todos (la mayoría de ellos ya casados y con niños).

El último fin de semana nos la pasamos tratando de cerrar nuestros pendientes. Saliamos el domingo a las 8am y como se podrán imaginar el sábado en la noche fue una locura, armando maletas, preparando papeles, subiendo, bajando, total que termine durmiendo solo un par de horas.

El viaje de regreso fue totalmente tranquilo. Donia Buha y mi suegra nos fueron a dejar hasta donde ya no podían pasar y con algunas lágrimas en los ojos nos despidieron y nos desearon suerte. Tuvimos que pasar 3 revisiones, pero por alguna razón nos costó menos trabajo, será que ya estábamos mentalizados.

Ya estamos planeando el siguiente viaje, pero por lo pronto habrá que recuperarse de este.

Saludos,
El Buho...

4 comentarios:

ray_iceman dijo...

Wow, pues se ve que se la pasaron increíblemente bien lo cual me da mucho gusto. También percibí una constante en esta entrada y se llama: comida. Je je, no queda de otra más que aprovechar lo más que se pueda.

Esperemos que para la otra ahora si nos podamos ver.

Saludos

Buho Buscador dijo...

Si regrese con 1.5 kilos de mas :)

Moctezuma dijo...

Yo por suerte no me enferme del estomago, al igual que tu los dias que estuve trabajando desde casa me la pasaba comiendo y quedandome tarde conectado.. ni pex.

Josefina dijo...

Recordar es vivir y no dudo que al escribir este post te hayas llenado de la misma ilusión como cuando planeaste cada viaje, la expectativa antes de llegar a cada lugar y el asombro al ver tantas cosas tan bellas.

México es lo máximo.