lunes, 24 de marzo de 2008

Momentos... para toda la vida...

Este pasado domingo (no me gusta como suena, en fin), fue uno de los mejores de mi vida. Podría decir que ha sido el mejor hasta ahora. Hay pocas cosas que perduraran por el resto de tus días en tu memoria.

Hace unos anios, por alguna extrania razón (en otras palabras, por no tener nada mejor que hacer), me inscribí en un taller universitario. Un taller universitario es una actividad extra, no necesariamente relacionada con el estudio, que ofrecía (u ofrece) la UDLA.

Total que animado por aprender a patinar sobre hielo y emocionado por los trancazos que se ven en la tele, decidí entrar a practicar Hockey sobre hielo.

Las clases eran de 4 horas a la semana, repartidas en 2 días. El escenario era la pista de hielo de la Noria, en Puebla. No se si la pista cumplía(e) con el tamanio reglamentario, pero es bastante grande.

Como casi siempre suele suceder, al principio eramos un gran numero de interesados, es mas, hasta había mujeres inscritas, algunas de ellas muy guapas por cierto. Pero conforme fue pasando la emoción la gente fue asistiendo menos, a mi en lo personal no me importo mucho, total era mas pista para mi.

En las primeras clases fue bastante difícil guardar el equilibrio, había algunos que no habían patinado en toda su vida, otros como yo, que habíamos patinado alguna vez, y los menos, que parecían profesionales. Entonces las primeras clases fueron para ponernos a todos mas o menos al mismo nivel. No se realmente cuantas semanas pasaron antes de que pudiera andar a una velocidad respetable sin titubear, o vaya sin caerme una vez al menos.

En el curso aprendimos a, o intentamos, pegarle al "puck", a medio controlarlo con el "stick". Y a coordinar todo eso con el temor a no partirte la madre en el intento. Hay caidas que dices --no hay pedo, no paso nada-- hay caídas que dices --uta si me dolió, pero si me levanto-- y hay otras que dices --ah cabrón!! donde chingados estoy??!!!--

Al final, aprendí a patinar de espaldas, a ir patinando de frente y de un brinco empezar a patinar de espaldas, a dar las vueltas cerradas y a, medio, frenar de lado (si, así cuando sacas un buen de hielo). Lo único que no pude fue dar las vueltas cerradas, pero de espaldas, ahí si no había coordinación cerebro-patas. La verdad es que resulta harto difícil, por lo menos para mi, es como sacar el "moon-walk", pero en patines y haciéndolo en circulo :S

Siguiendo el proverbio de mi padre, el cual no se cansaba de repetirme cada que le avisaba que me había inscrito a algún deporte nuevo, "Chile de todos los moles, picante de ninguno!!" Para el siguiente semestre no se que se me atravesó que no me inscribí para continuar jugando, a pesar de haber comprado parte del equipo.

Bueno, pero eso no es lo mas importante. Lo mas importante sucedió ayer, casi 9 anios después. Ese momento que no tiene precio (si suena a comercial), nunca en mi vida me imagine que aprender a patinar me sirviera mas que para diversión personal y un buen pretexto para salir en las noches.

Casi una década después de aprender a patinar, y a mis 29 anios, descubrí que la vida tiene cosas que nunca entenderás, a veces malas, a veces muy buenas.

Ayer 23 de marzo del 2008, siendo las 6:30pm tiempo del Este, mi hija y yo patinábamos, en el Rockefeller center. Quien carajos me iba a decir que cuando me metí a las clases de patinaje lo iba hacer porque 10 anios después iba a estar con mi hija (lo que mas quiero) patinando?? Por cierto, en uno de los lugares mas emblemáticos del mundo.

No se, no entiendo a esta pinche vida, hace unos meses me hizo llorar de dolor, rabia, coraje y desesperación. Y ahora me regala un momento que nunca jamas he de olvidar, por la paciencia, por el gusto y el amor que le tiene un padre a un hijo...

La "neta" gracias a Dios y todos los que hicieron posible esos momentos de ayer... sostener, abrazar, besar y jugar con mi hija... disfrutar de su presencia no tiene precio...

Saludos,
El Buho Patinador...

2 comentarios:

blagora dijo...

Orale, esa habilidad oculta si que no te la conocía. No te imagino patinando sobre hielo ehh! Tendré que ir para comprobarlo.

Buho Buscador dijo...

Pues nada mas avisame y por aqui te esperamos.
Por lo del pantinaje, si la verdad anduve un rato haciendole al loco... y ahora por lo menos ya no me caigo (tan facil)