jueves, 25 de julio de 2013

Como la conocí?...

Lo nuestro posiblemente no es un cuento de hadas, pero igual es una historia que bien se podría adaptar a cualquier guión de película de romance. Nuestra experiencia serviría para ejemplificar que a al amor de tu vida lo puedes conocer el día y lugar menos pensado.

Por otro lado, me acuerdo que desde la primera vez que nos vimos me encanto (y bueno sigue teniendo el mismo efecto). No podía hacer mucho pues yo estaba saliendo con alguien mas, y creo que ella también. Así que solo nos hicimos amigos, por el momento.

Pasaba el tiempo y nos veiamos regularmente, aunque nuestras vidas parecían mas bien alejarse cada vez mas, realmente teniamos poco en común pero había algo que nos mantenía cerca. De hecho, en alguna ocasión sucedió que salimos cada quien con su novi@ en turno.

Así pasaron posiblemente unos 5 años, donde su novio, ex-novio o pretendiente me habla de ella y yo solo alcanzaba a decirle que era una niña increíble, obvio nunca les mencioné que a mi siempre me había gustado, y solo me limitaba a echarles porras.

Después nos perdimos la pista, posiblemente cerca de dos años. Alcanzaba a escuchar algunas cosas de ella por algunos amigos en común, pero nada mas. En ese tiempo, yo estaba saliendo con alguien mas y el trabajo en la escuela absorbía prácticamente la mayor parte de mi tiempo.

Siempre me ha gustado caminar en las calles llenas de gente, me distrae, me divierte ir observando a las personas, me imagino una especie de hormiguero. Así que cada que podia, o se me antojaba, me inventaba un pretexto para caminar por las calles del centro de la ciudad.

Un día de aquellos, no recuerdo el motivo, pero decidí dejar mi coche mas alejado, del zocalo, de lo que normalmente lo hacia. Iba caminando un poco distraído, de repente una blusa roja llamo mi atención, para mi sorpresa era ella!

Siempre fui muy tímido, y hasta ahora lo soy - aunque un poco menos, pues siendo papa uno tiene que dejar eso de lado - así que decidí no hablar con ella y me seguí derecho. Pero como dicen, cuando te toca, te toca, aunque te quites. Fui a terminar con mis asuntos y me propuse hablar con ella, aunque no sabia bien que decir y cuando me pongo nervioso tartamudeo un poco. En fin, ya era de Dios, el destino o lo que sea, pero después de hablar por algunos minutos decidimos salir a tomar un cafe...

Y ahora ese cafe, se convirtió en años de matrimonio, que hemos sabido sobre llevar entre risas y peleas. Cuando ella me pregunta si en el supuesto caso que nos divorciáramos yo me volveria a casar, yo le respondo alegremente que - No! Que esas locuras solo se hacen una vez en la vida! - pero la verdad es que pienso que en ella encontré todo lo que buscaba...

Saludos,
El Buho...

3 comentarios:

Penguin dijo...

Qué bonito :3

Besos♥

joan21 dijo...

Wow, que romantica, muy profundo y lindo

Led Lampen

Los Melómanos dijo...

hermoso relato! me sentí identificada! abrazo!
te sigo!